lunes, noviembre 20, 2006

¿Donde ha ido mi inspiración?

Me parece que desde muy pequeñita siempre me ha motivado escribir. Al menos, empecé a hacerlo muy pronto; y a cada etapa de mi vida, historias proporcionales a los intereses de ese momento. Como soy de la vieja escuela, casi todo lo que hice en su día fue con el viejo y querido sistema de cuaderno y bolígrafo, y aún hoy guardó muchas de aquellas cosas que ocupaban mi tiempo durante esa época. Era bastante disciplinada ya entonces, y aunque empezaba mas cosas de las que terminaba, solía poner "Fin" con bastante regularidad. Tampoco me quedaba anclada en ningún género en particular; siempre me ha gustado el terror, y muchas de mis historias tenían ese denominador común. Pero también manejaba comedias y, a veces, dramas ( aunque éste género no es lo mío ). Me gustaba crear los perfiles de mis personajes, cocinar una historia y desarrollarla,a veces saliéndome de lo que había pensado en un primer momento. Lógicamente, con el tiempo mis historias ( demasiado cortas para ser novelas, demasiado largas para ser relatos) se fueron refinando a medida que mi estilo maduraba. Y había temporadas que no podía dedicarle el mismo tiempo que cuando era adolescente, pero casi siempre sacaba hueco para que esa aficción no se perdiera. Hasta hace un par de años. Definitivamente, he perdido mi inspiración. Y no es que no lo haya intentado; mi cabeza sigue pensando a veces en formato de narrativa, me vienen ideas, sigo hilándolas hasta dar forma a una posible historia... pero me siento delante del Pc, y soy incapaz. En el VS que tengo con la pantalla en blanco, siempre termina ganando ella, y no entiendo el por qué; jamás fuí una de esas personas que escriben cuando les brota la inspiración. Yo ni siquiera me lo planteaba, simplemente abría el cuaderno y seguía la historia por donde la hubiera dejado el día anterior. ¿Significa eso que antes estaba permanentemente inspirada y ahora eso me ha abandonado? ¿Que me he vuelto demasiado adulta para seguir viéndole sentido a un hobby que no me lleva a ninguna parte? A lo mejor es una de esas crisis de escritores de las que todos hemos oído hablar. La verdad es que me da pena, de manera que seguramente seguiré haciendo intentos.......
¡a ver quien gana!

6 comentarios:

BonScott dijo...

Sin duda es uno de esos paréntesis que jalonan la vida de toda persona que disfrute escribiendo. Ya sabes, esto es como montar en bici, que nunca se olvida, y quien tuvo, retuvo. Será algo pasajero, ya verás como el dia menos pensado te sientas y empieza a fluir de nuevo. Además, no ha desaparecido del todo, y como muestra, todas y cada una de las entradas del blog. Un beso! ;)

Anekea dijo...

¡Mucha suerte con tu inspiración! No te rindas, cómprate un cuaderno, quizás volver al viejo método te sirva de algo... Y ánimo que seguro que vuelve!!!

Rick dijo...

Eso le pasa a todo el mundo, pero si piensas en ello es que no se te ha ido del cuerpo ese feeling con la escritura que es la base de cualquier escritor. Además, cuando se funciona por inspiración es así. De repente escribes mucho, de repente no escribes nada. A eso también afecta nuestro estado. Si estamos mal o bien e incluso así depende, porque a veces estar mal inspira y a veces impide y con estar bien lo mismo. La experiencia me dice que lo ideal es no pensar en ello, dejarlo pasar y el día menos pensado te ves escribiendo de nuevo algo muy bueno. Así es la inspiración, una femme fatale que juega con nosotros cuando quiere.
Un beso, wapa

NuBus dijo...

puede que debiéramos probar a dejar de trabajar, de tener responsabildades de treintañero, aprender a decir "me importa un pepino y varias coles", a subirnos a un monte, abrir bien los brazos, hiperventilar y vomitar de un grito todos los putos malos rollos que hacen la realidad demasiado real y la imaginación demasiado utópica.

BonScott dijo...

Esto es cuestion de soplar un poquito....;)

VeRo_y_tal dijo...

Me ha regalado mi madre un boli fucsia (me refiero a que pinta fucsia) con unas plumas en la punta que inspira a cualquiera. Cuando necesites un empujón, pídeme el boli (pinta con purpurinas y cosas, más guay!)