miércoles, julio 16, 2008

HABÍA UNA VEZ UN CIRCO....


Bueno, creo que hasta ahora nunca había hablado antes sobre OT; es decir, el concurso musical de la cadena Tele 5, Operación Triunfo. Si no he hablado nunca sobre él es básicamente por que nunca lo había visto antes, y procuro no hablar de temas que no conozco ( al menos mínimamente ). Pero resulta, mira por donde, que éste año si que lo he visto, y me apetece hablar. Y además ahora, cuando ya solo queda una semana para que termine, después de ver todas las barbaridades habidas y por haber, y después de superar todos los límites de lo mostrado en un reality televisivo.
Yo no sé como habrá sido otros años. Pero éste, OT ha sido una mierda. Y una mierda de categoría; espectacular, con audiencias altísimas y seguro que montones de euros conseguidos vía llamada o sms. Un concurso musical mas cercano a GH, con sus artimañas, sus pactos y sus polémicas, siempre respaldadas por la cadena y, si me aprietan, diría que promovidas.
Para empezar, los concursantes entraron con un grado cero en humildad. Ni siquiera los jurados han podido dominarlos en varias ocasiones en que los chicos les perdieron el respeto. Una chica diciendo por lo bajo “hijo de puta” a un jurado, otra farfullando “que nominen a su puta madre”, otra negándose a escuchar y comentando “como ella arreglaría eso en su pueblo”….viendo esto deduzco que hemos avanzado poco desde que andábamos a cuatro patas.
Luego está la concursante Virginia, que éste año ha hecho correr ríos y ríos de tinta, suscitando todo tipo de comentarios. Desde bien prontito ésta chica ha tenido que soportar lo indecible en esta academia; compañeros haciéndole el vacío, metiéndose con ella, soportando risitas, burlas y hasta descalificaciones. Ha soportado que casi todo el jurado le repita continuamente que cantaba mal, que no era versátil, que no sabía moverse, que no tenia gracia. Que director y profesores de la academia no la ayudaran, no la escucharan y no la animaran en momentos bajos. Y que hasta la psicóloga la usara como carnaza de turno para provocar morbo en una sesión retransmitida en directo donde permite que todos los alumnos la ataquen mientras ella lo observa cómodamente sentada. La joven, virginia, que todos sabemos ya que no es perfecta, sufre las iras de semejante grupo por algo que tiene, que no se puede conseguir, y que es envidiado: se llama charmed. O carisma, si preferis. Tiene algo. No será una voz ´histórica, pero si es distinta; no tendrá una gran afinación, pero si un estilo propio y reconocible. No será la bailarina del siglo, pero crea ambiente. Y lo mas importante, la gente la adora. No la conocen, pero la quieren, ya desde ahora la quieren. Se descargan sus canciones previo pago de Itunes, poniéndola en lo alto de la lista; se visten de azul y se denominan Marea Azul. Mandan miles de votos para que, semana tras semana, continúe en la academia. Pues si esto no es carne de triunfo, que me digan a mí que es triunfar.


Por supuesto, tengo palabras para Risto Mejide, persona a la que creía que le faltaban las maneras antes de verle en acción y que, después de verle, reconozco mi error. Dice lo que tiene que decir sin andarse con tanta chorrada, todo ello relleno de una fina ironía, dardos punzantes y sonrisitas burlonas. Sus valoraciones son el minuto de oro del programa, el momento mas visto, cuando sube el share de manera antológica.
De tele 5 poco hay que decir, excepto que se ha cubierto de gloria. No sé si otros años habrán sido más discretos, pero desde luego, éste año, entre manipulaciones de video ya contrastadas, directoras de casting entregando canciones de mierda con mala baba y hasta presentadores( antaño majetones ) cual cátalogos de venta andante, tengo muy claro que yo, seguramente, no vuelva a entrar en éste circo nunca más.
Y por cierto, espero que gane Virginia. Es mi favorita.
Os dejo un parrafo que me ha gustado, escrito por un forero llamado Ullyses, que explica bastante bien el espíritu OT de éste año:

Estoy convencido de que gran parte del odio que se respira hacia Virginia ha sido orquestado y fabricado. Se ha inculcado el convencimiento en una gran parte de espectadores de que Virginia ha robado un puesto en OT a alguno de sus favoritos que lo merecía más. Se han esforzado en convencernos de que no tiene las cualidades necesarias para ganar el concurso ni llegar dónde ha llegado. En ninguna de las “encuestas” entre profesores, jurados o “periodistas” de T5 aparece Virginia como merecedora de la victoria y se aseguran bien de que lo sepamos. Sólo en la última gala le han dado algunas de las valoraciones que sistemáticamente le han negado. Este odio se construye sobre una gran mentira: que los demás han sido perfectos y Virginia siempre ha fallado, que la única causa por la que permanece, como una invitada indeseada, es Risto y los “fanáticos” que la votan.
He leído muchos argumentos en este foro acerca de porqué debería ganar uno u otro concursante. Pero creo que la gran ganadora de este concurso de cantantes y de esta guerra de valores es Virginia. Creo que ella ha sido la que más lejos ha llegado, con menos ayuda, con más obstáculos, con mayor esfuerzo, con menos dedicación de quienes debían proporcionársela, con menos motivación externa, con menos personas a su favor en el entorno de la academia y con un déficit de cariño. Pero lo más importante es que lo ha logrado sin necesidad de atacar ni perjudicar a nadie. A no ser que alguien entienda que un comportamiento diferente al del resto es una ofensa
.”